Boiro: N.R.S. C-15-003650
Ribeira: N.R.S. C-15-003566

Especialidades de las clínicas de psicología en Boiro y Ribeira

Especialista en el tratamiento del estrés post-traumático

Los traumas con “t”, son los relacionales, y los que más frecuentemente se observan en la consulta de psicología en Boiro y Ribeira. Pueden ocurrir tanto en el ámbito familiar, de pareja, laboral, o escolar, entre otros. En general son todos aquellos acontecimientos que puedan comportar una “herida” a la persona, como es la desprotección, humillación, cambio de roles en la familia, víctimas de bullying, mobbing, abandono... Donde, si bien no se pone en riesgo la vida, son siempre experiencias que tienen un fuerte impacto emocional sobre la persona. Otras veces suceden estresores extremadamente graves e imprevistos que colapsan totalmente el sistema nervioso, son los traumas “T”, ej. un atentado, un accidente, un fallecimiento imprevisto.

Los efectos de un suceso varían y dependen de cada persona, de su historia y su entorno afectivo, del momento en que se haya producido y de su reiteración a lo largo del tiempo.

Especialista en el tratamiento del estrés post-traumático

Te acompaño en tu superación

En el trauma, no importa su origen, afecta de tal manera la salud, la seguridad y el bienestar de la persona, que ésta puede llegar a desarrollar creencias falsas y destructivas de sí misma y del mundo. Lo que ocurre en una situación traumática es que no se consigue colocar la situación cognitivamente, de algún modo, porque a menudo son situaciones imprevisibles, absurdas y no se consigue dar un sentido, no se puede afrontar y, como consecuencia, desarma al individuo y genera una sensación de vulnerabilidad.

El objetivo de la terapia del estrés post-traumático es producir ese desbloqueo, de forma que las emociones comiencen a fluir y toda esa carga emotiva de rabia, dolor, malestar, tristeza e impotencia comience a desensibilizarse y se disminuya así la emoción negativa, permitiendo eliminar esa creencia negativa sobre uno mismo que la situación ha producido y transformarla posteriormente en una creencia positiva y adaptativa.

Te acompaño en tu superación

Trastornos de personalidad

El Trastorno de la Personalidad es un patrón establecido de pensamiento y comportamiento no saludable, que afecta a la vida cotidiana de la persona, provocando serios problemas en las relaciones y el trabajo, con serias dificultades para lidiar con el estrés y problemas cotidianos. Suelen tener relaciones tormentosas con otras personas.

Los genes y las experiencias de la niñez tienen un importante papel. Los síntomas pueden ser leves o más graves, no son reconocidos por la propia persona y las manifestaciones pueden ser múltiples según el tipo de trastorno del que se trate, culpando normalmente a otros por sus problemas. Suelen necesitar psicoterapia y a veces medicación.

Los trastornos de personalidad se han asociado a problemas de apego y trauma temprano, ya que cuando las necesidades del desarrollo no son cubiertas se van creando una serie de defensas necesarias para sobrevivir en un entorno peligroso, negligente o disfuncional; todos estos mecanismos que ayudan a sobrevivir, a la larga generan muchos problemas para el desempeño de una vida normalizada en los diferentes ámbitos. Digamos que se repiten patrones una y otra vez aunque ya no sean adaptativos, sino perjudiciales para uno mismo y para los demás.

Trastornos de personalidad

Trastornos de comportamiento alimentario

Se caracterizan por un comportamiento patológico frente a la ingesta alimentaria y una obsesión por el control del peso. Los más conocidos son la anorexia y la bulimia, pero también existen otros, como el trastorno por atracón, la ortorexia (obsesión por la comida sana) y la vigorexia (obsesión por el ejercicio físico).

Trastornos de comportamiento alimentario

Profundizando en tu caso

Existen ciertos factores de riesgo individuales como predisposición genética, trastornos hormonales, rasgos psicológicos, baja autoestima, imagen corporal negativa, adolescencia, sexo femenino; familiares como ambiente familiar desestructurado o sobreprotector, condiciones vitales estresantes, factores sociales como la presión por alcanzar la imagen de belleza imperante, diversos deportes o profesiones, críticas o burlas o el sistema de tallaje actual.

Pero fundamentalmente un trastorno alimentario es la punta del iceberg de un problema más profundo y menos visible, por lo tanto la situación no está en el peso y control del mismo, sino en el descontrol emocional derivado de experiencias vitales adversas que llevan a una alteración en los sistemas de regulación; a menudo están relacionados con trauma del desarrollo, haber sufrido abusos de diversa índole, experiencias de abandono, pérdidas o inversión de roles en la familia.

Profundizando en tu caso

Trauma complejo

Existen diversos estudios que muestran como el trastorno de estrés postraumático derivado de una infancia con exposición a condiciones estresantes graves como negligencia, abuso físico o emocional, o ambientes altamente desorganizados, tiene importantes consecuencias en el desarrollo psicológico en diversas esferas como la regulación emocional, impulsividad, memoria y atención, autoestima o dificultades en las relaciones; es continuado en el tiempo y sucede en una etapa vulnerable del desarrollo como la infancia y la adolescencia.

Cuando esto ocurre el sistema de apego se ve vulnerado, pasando de sentir un apego seguro a uno ambivalente, desorganizado o evitativo, siempre de forma inconsciente se generan distintos sistemas defensivos como mecanismo de protección de las repetidas experiencias adversas en las que se vive, con el fin de salir lo menos dañado posible en un entorno abusivo.

Para poder sobrellevar todo este estrés en el tiempo, el sistema nervioso utiliza diversos mecanismos, como pueden ser la amnesia, la despersonalización, desrealización o disociación, los cuales permiten tomar distancia de uno mismo para no sentir el daño que se está sufriendo, y lo que en primera instancia es un mecanismo de supervivencia, a largo plazo impide llevar una vida saludable, por lo que aparecen diversos síntomas como depresión, ansiedad, ataques de pánico, fobias y muchos más, que son consecuencia de todo el estrés vivido durante los años del desarrollo.

Trauma complejo

Duelo patológico

Todos los procesos de duelo conllevan pasar por diversas etapas que se entremezclan entre ellas y son necesarias para superar la pérdida sufrida.

Negación

Es la primera fase, uno no se puede creer lo que acaba de pasar, se niega la realidad, es demasiado duro, increíble, en primera instancia resulta inaceptable.

Ira

Aparece la rabia, el enfado, la incredulidad, el enojo, la sensación de querer gritar, un pico de dolor terrible.

Negociación

Es un diálogo interno con mensajes de la primera y segunda etapa, por un lado resulta inaceptable y por otro empieza a aceptarse el dolor inherente a la pérdida.

Depresión

Es la fase de rendición al dolor, el tocar fondo, la tristeza profunda, es lo que hay, inevitable, irreversible, se siente la pérdida en toda su extensión.

Aceptación

Una vez pasadas las etapas de incredulidad, lucha, dolor, abatimiento, se presenta la calma, aparece una nueva opción de vida donde la pérdida está integrada y la vida sigue con todo lo bueno que ofrece en el momento presente, e incluso con nuevas oportunidades.

Duelo patológico

Dejaremos fluir las emociones

Cuando el miedo al dolor impide realizar el proceso, éste queda detenido y persiste el sufrimiento en el tiempo. Es frecuente que esto ocurra cuando hay traumas sin resolver que están impidiendo acceder a los recursos personales internos para poder transitar por una nueva pérdida, se reviven dolores no resueltos del pasado que son demasiado fuertes para afrontar por uno mismo; suele ser necesario solicitar ayudar profesional para desatascar el duelo y dejar fluir las emociones de forma saludable.

Dejaremos fluir las emociones

Malestar post-COVID-19

La pandemia COVID-19 ha puesto de manifiesto las fortalezas y debilidades del ser humano a nivel global. Nadie se hubiera imaginado que algo así pudiera ocurrir, ha puesto a prueba los sistemas sociales, económicos, relacionales, laborales, de salud, en todo el planeta. Es una oportunidad para desarrollar recursos personales tales como flexibilidad, responsabilidad, concordia, comunicación, compasión o resiliencia. Aunque también salen a la luz las debilidades, que en estos tiempos difíciles se hacen más cuesta arriba, como miedos, inseguridades, ansiedad, aislamiento, problemas económicos, duelos, violencia de género o problemas familiares, entre otros.

Parece que el coronavirus va a permanecer un tiempo, como mínimo, con lo cual debemos aprender a vivir de otra forma también como sociedad. Podemos salir fortalecidos como sociedad quitando lo mejor de cada quien, aunque a veces es necesario pedir ayudar si uno se siente atrapado por el malestar y la sensación de impotencia e incapacidad para manejar el malestar derivado de la pandemia COVID-19.

Malestar post-COVID-19

Evaluación de buceadores profesionales

Cuento con la habilitación de la Xunta de Galicia para la realización de la evaluación de buceadores profesionales. Consellería do Mar nº de registro 32.

Contactar

Evaluación de buceadores profesionales