Boiro: N.R.S. C-15-003650
Ribeira: N.R.S. C-15-003566

Temas

EL NARCISISMO EN LA FAMILIA

16/10/2020 · FAMILIA

De todas las influencias insanas que una persona puede recibir, la peor es tener uno o ambos progenitores narcisistas, quienes entienden que la misión de los otros es satisfacer todos sus deseos y caprichos a través del poder y el abuso. Estas estructuras familiares están sustentadas en un mundo de fantasía, donde uno de los progenitores, sino los dos, se creen que todo el mundo gira a su alrededor, explotando a los demás para llevar adelante todos sus desvaríos. Dinámica fácilmente observable también en el entorno laboral, sólo que aquí puede darse el abandono en un momento determinado, ya que se puede cambiar de trabajo llegado un momento. Pero los niños no pueden marcharse, se encuentran totalmente indefensos, dependen de progenitores abusadores, viven en una especie de secta, teniendo que someterse a la visión que proporcionan los padres por lo que carecen de voluntad e iniciativa propia; así que para sobrevivir en ese entorno acaban siendo adultos muy cumplidores, demasiado correctos, tienen una baja autoestima ya que su amor propio depende siempre de sus logros debido a que creen que carecen de valor por sí mismos al haber sido siempre tratado como objetos para conseguir los objetivos de sus abusadores, actúan siempre según lo que deben, tienen pánico a llegar a ser como los padres, son muy competitivos y tienen resentimiento hacia los hermanos. 

En estudios realizados, se ha visto que la influencia de la sobrevaloración, la sobreprotección, el exceso de premios, es la clave sobre la génesis del narcisismo. Las familias narcisistas suelen tener preferencias familiares indicadas por el narcisista principal, a la vez que se elige a la oveja negra, sobre quien se cargan los aspectos negativos y las envidias inconscientes, el que no está a la altura, el que sufre el desprecio, que con frecuencia acaba presentando sintomatología psiquiátrica, y que, con   tratamiento y apoyo empieza a diferenciarse y a ser una persona autónoma y sana. 

En realidad son familias enfermas, disfuncionales, que funcionan a modo de sectas, suelen estar compuestas por psicópatas integrados en diversos grados; suele haber un líder autoritario, alguien que tiene poder sobre todos los miembros del grupo, siendo alabado por los demás miembros del grupo ya que hay intereses diversos que los conduce a ello, los económicos, sociales o dependencias diversas. Se van creando lazos patológicos que finalmente generan mucha confusión a los miembros que están siendo sometidos. Todo el mundo ronda bajo el patriarcado/matriarcado del  narcisista principal, con frecuencia comentando chismes de unos a otros, siempre con energía tóxica, que en realidad muestran su interior y su propio malestar. Son personas que se sienten  sumamente envidiosas, cobardes, una especie de vampiros emocionales que tratan de extraer la energía de personas más sanas y centradas, a quienes no pueden ver. Suelen utilizar el testamento a modo de zanahoria para perseguir sus intereses, cuando todo es mentira, siempre falsas promesas, mentira, engaño, manipulación; es una forma de tener enganchados a las personas hasta su muerte. De hecho, no tienen problema en saltarse la ley en todos los ámbitos, siempre que no se descubra. Hay abusadores más encubiertos y otros más visibles. Siempre son familias disfuncionales

El grupo siempre quiere preservar la imagen de familia ideal cara al exterior, entonces se utiliza el descrédito hacia la persona que empieza a manejar la verdad en las situaciones que se están dando. No les importa nada el malestar de todos los miembros, que en realidad están muy enfermos, pero lo que sí les molesta es la persona más sana que trata de sobrevivir a esa situación de maltrato, abuso, sometimiento y secretismo, pueda independizarse y hacer una vida plena e independientemente de este grupo de depredadores emocionales. Alrededor suele haber cómplices que no hacen nada para impedir o destapar la situación, al cubrir, disimular, callar, lo que está sucediendo; también suelen ser mensajeros.

Escapar de una familia narcisista no es fácil, de hecho es tal la absorción que es frecuente que los hijos desarrollen también una personalidad narcisista, aunque algunos de los hijos al llegar a la adolescencia pueden empezar a plantearse otras alternativas de vida, por lo que desde el núcleo narcisista se les ve como desertores, siendo frecuentemente hostigados con el fin de que vuelvan al redil y no pongan al descubierto lo que en realidad está ocurriendo en el entorno familiar. Teniendo que  recurrir a ayuda profesional, los hijos que se despiertan, poco a poco empiezan a comprender las distorsiones y sometimiento a que han sido sometidos, que necesitan pensar por sí mismos y empezar a poner límites para poder empezar a vivir la propia vida pudiendo así realizarse como personas completas y maduras. Recuperar la vida, la salud y dejar atrás la toxicidad es el verdadero propósito de vida. 

El escape de la familia narcisista va a ser el comienzo de una nueva vida hasta ahora desconocida. Lo ponen muy difícil, no quieren que se descubra todo, además cuando alguien se escapa, la dinámica de la familia cambia y los que quedan van a recibir los abusos en mayor medida, en realidad no les interesa a nadie que alguien se escape. Hay que marcar límites muy claros, y con frecuencia contundentes, ya que no suelen respetar ningún límite razonable.  

¿Cómo manejar tu salud cuando has nacido en un nido de psicópatas y narcisistas?

Es necesario cambiar la falsa realidad percibida que se ha aprendido desde la infancia, realizar un cambio de creencias, aprender a tener confianza en uno mismo, verse como persona independiente y capaz, recuperar la autoestima y realizarse a través de la vida propia, eligiendo como uno quiere vivir. Todo esto no es fácil, pero es el camino hacia la libertad.  Además es necesario cambiar los patrones internos para no repetirlos con relaciones de amistad, pareja o laborales, poco a poco se van estableciendo relaciones más saludables que proporcionan soporte, apoyo, afecto, una familia de vida real. Cuanto más te respetas a ti mismo, más te valoras, más te proteges, ellos más se van desmontando. Tampoco te preocupes de lo mal que hablen de ti, necesitan poner sus miserias fuera para salvaguardar esa imagen ideal, pero poco a poco se les va viendo el plumero y la vida va poniendo a cada uno en su sitio. Se trata de vivir centrado en uno mismo, en relaciones más sanas, en proyectos, en aprendizajes, en fin, en dar el paso y decidir vivir plenamente y con amor.   

MARIA PILAR FUENTE

PSICÓLOGA. TERAPEUTA FAMILIAR SISTÉMICA. ESPECIALISTA EN TRAUMA

PRESENCIAL Y ONLINE.  REG SANITARIO  C-15-03566  y C-15-003650

¡Compártelo!